Mi cuerpo habla

Mi cuerpo habla

Por Patricia Fernández Bieberach
Ilustraciones de Margarita Valdés

El propio cuerpo es un referente significativo en el desarrollo de una persona, que nos permite movernos y relacionarnos con el mundo como individuos √ļnicos.

Nuestro cuerpo permite que nos vayamos conociendo y dando forma a la identidad: a un color de piel, a un género, a ciertas características físicas, etc. Asimismo, es el punto de referencia para comprender el espacio donde nos movemos.

El ni√Īo ir√° desarrollando una representaci√≥n mental de su propio cuerpo y d√°ndole un valor m√°s positivo o negativo dependiendo, en gran parte, del reflejo o actitudes que le transmitan las personas con las que vive. De esta manera, un ni√Īo estimulado y querido ir√° construyendo una buena imagen de s√≠ mismo, lo que no ocurrir√° en el caso de aquel que sea apartado o castigado.

Conocer las partes del cuerpo, su funcionamiento y c√≥mo √©stas forman parte de un sistema articulado, es un desaf√≠o que el ni√Īo deber√° ir superando en cada etapa del desarrollo.

Por lo que un acompa√Īamiento nutritivo podr√≠a marcar la diferencia entre una autoestima positiva y una deficiente. Las buenas experiencias nos ense√Īan a aceptar y valorar nuestro cuerpo.

El primer gran desafío corporal será aprender a caminar solo, a lo que le seguirá otro mayor que es el control de los esfínteres.

El pipí es mío

La estimulaci√≥n temprana unida al contacto afectivo entre el ni√Īo y el adulto, aparece como una llave maestra para ir superando los obst√°culos que la vida en general plantea. Ya sea a trav√©s de la lectura precoz compartida, de la repetici√≥n de rimas simples o del canto de ciertas melod√≠as, podr√° ir conociendo las partes de su cuerpo, sus posibilidades y los mensajes que √©ste le env√≠a. El hambre, la fiebre, las emociones, etc., se expresan a trav√©s del cuerpo y podremos ir escuchando c√≥mo nos hablan y tambi√©n c√≥mo responderles.

El libro Mi cuerpo habla¬†es una propuesta l√ļdica que pretende estimular el conocimiento b√°sico del cuerpo y potenciar la relaci√≥n afectiva con el adulto cercano.

 

Saco la lengua

 

 

Y para ni√Īos m√°s grandes, el hermoso libro ilustrado de esta misma editorial: A flor de piel: pensando con el cuerpo, de Tere Puig y Laura Borr√†s, aparece como un complemento reflexivo y po√©tico digno de compartir.


A flor de piel: pensando con el cuerpo


SUSCR√ćBETE